Seguro que te has interesado por este artículo porque te estás viendo enfrentado a la tarea de construir una página web. Bien puedes ser un emprendedor, el dueño de un negocio o el encargado de la empresa; en cualquiera de los casos tienes una misión: sacar adelante este proyecto.

Para empezar, has conseguido las soluciones para todas las actividades que ni tú, ni nadie de tu equipo pueden hacer por falta de conocimiento y/o tiempo, como la programación y el diseño gráfico. Para eso, has contratado a expertos y profesionales en el tema para darle movilidad al desarrollo.

Finalmente, te encuentras con la necesidad de definir los textos que van a describir lo qué hace la compañía y eliges a la persona que mejor escribe para que los haga. Son oraciones cortas y contenidos que expresan lo que saben hacer a la perfección, así que imaginas que no será complicado.

Entonces, si te dispones a desarrollar estos escritos al interior de la empresa es fundamental que tengas esto en cuenta para que no te lleves sorpresas

  1. Debes definir si vas a ustear o tutear al lector en tu página web.

Es muy importante que definas esto con anticipación para que manejes un lenguaje uniforme a lo largo de toda la comunicación.

Para definir cómo quieres expresarte piensa en las personas que estás interesado lean tu página. ¿Son personas serias, mayores, con un vocabulario exquisito? O por el contrario ¿Son jóvenes, descomplicados, con jergas particulares?

Imagina cómo les gustaría a estas personas que les hablaras y cómo reaccionarían si lo haces con un tono diferente. Ponte en el lugar de tu lector ideal y escribe para él.

  1. Conoce la esencia de la empresa y transmítelo.

Las palabras y la forma como nos comunicamos tienen un poder sobre la mente que pasas por alto la gran parte del tiempo. Un texto es la oportunidad de llamar la atención, de despertar la curiosidad, de motivar a las personas a querer conocer más. No te guíes solo por los tips que encontrarás en Internet y que te darán listados de las palabras más vendedoras y engachandoras.

Busca la esencia de la empresa, eso que la hace especial y diferente, y encuentra 5 palabras que expresen y transmitan esas sensaciones e inclúyelas tantas veces como sea posible sin ser redundante.

  1. Define un equipo y confía en él

Una de las dificultadas más grandes cuando se decide realizar los textos internamente es lograr que individuos con personalidades diferentes se pongan de acuerdo en lo que les gusta.

Es importante partir de la base que es muy complicado tener satisfechos al 100% de las personas. También, ser conscientes que es muy probable que haya gente a la definitivamente no le va a gustar. Los textos no están para hacer felices a los empleados sino para transmitir una información a tus clientes. Si esto logra, vas por buen camino.

Por eso, debes asignar a un empleado, a un equipo de máximo 3 personas, para encargarse de este proyecto, definir funciones específicas y fechas límites para entregar.

Es fundamental comprender que este trabajo requiere dedicación, concentración y creatividad, así que debes proveer el tiempo para realizarlo, de lo contrario, se convertirá en una tarea postergada y con el lanzamiento de la página a puertas del horno te verás obligado a escribir lo primero que venga.

  1. Revisa, edita y ponlo a prueba.

Una vez tengas una primera versión de los textos revisa la ortografía, observa que todos estén hablando en el mismo tono y con idéntico registro (familiar, técnico, académico, etc.) Invita a otras personas a mirarlo y a hacer solo correcciones gramaticales.

Después, comienza a editar. Esto quiere decir, mira que palabras puedes eliminar, que frases están siendo repetitivas, donde estás siendo redundante y suprímelo así suene bonito. En cuestión de páginas web, menos es más y créeme el exceso de adjetivos aburre.

Finalmente, ponlo a prueba, muéstrale los textos a personas completamente externas al negocio y verifica que entiendan a la perfección qué y cómo lo haces. Si la mayoría de personas no comprenden la esencia de tu compañía, el problema no es ellos sino tus textos y debes comenzar de cero.

Ánimo, crear una página web es una labor enriquecedora llena de retos, ponte manos a la obra y haz una obra maestra.